El motor de dos tiempos

Sir Dugald Clerk
Como bien es conocido, los motores de combustión interna de dos tiempos, significan una simplificación substancial respecto a los de cuatro. La reducción de elementos es notoria, principalmente por carecer de mecanismo de distribución. Ésto incluye válvulas, muelles, árbol de levas, cadena/correa, patines, tensores... Con lo cual, la reducción de peso es evidente y no despreciable.

El desarrollo práctico de este tipo de motor, se le atribuye al ingeniero escocés, Sir Dugald Clerk, quién en 1878 fue el primero en construirlo con éxito y en 1881 lo patento en Inglaterra.

La principal característica del motor de dos tiempos es que, a diferencia al motor de cuatro tiempos, el cual necesita dos vueltas del eje principal (cigüeñal) para completar un ciclo completo, el motor de dos tiempos lo realiza en solo una. Es decir que, para cada giro que da el eje, hay una fase efectiva (la explosión), a diferencia del de cuatro, en el que ésta se realiza cada dos vueltas, puesto que necesita de tres fases auxiliares, no productivas (admisión, compresión y escape). A priori se podría pensar que para una misma cilindrada, el motor de dos tiempo debería tener el doble de potencia que uno de cuatro, pero no es así, porque el rendimiento es muy variable, en función de la cilindrada y de la velocidad de giro, debido a la eficiencia con la que se llena y se vacía el cilindro.



En el motor de dos tiempos, la mezcla de aire y combustible, accede al cárter del motor, desde el carburador, y de ahí al cilindro, a través de unas ventanas (lumbreras), practicadas en el cuerpo del cilindro. En estos motores, el cárter no suele contener aceite, como sí sucede en el motor de cuatro tiempos, puesto que la lubricación del motor se realiza a través la propia mezcla que alimenta al motor y que contiene aceite en suspensión (normalmente, un 3%).

Las ventajas que caracterizan al motor de dos tiempos, frente al de cuatro, son:
  • Mejor relación peso/potencia.
  • Excelente arranque en frío (en los motores de antaño, ésto era un hecho muy diferenciador).
  • Posibilidad de montarlo en cualquier posición, al no disponer de cárter de aceite.
  • Posibilidad de fabricar el motor sin culata desmontable.
  • Mejor respuesta del motor.
El principal inconveniente de estos motores es su elevado consumo de aceite, puesto que la totalidad del aceite introducido en la cámara de combustión (3%) es quemado y expulsado al exterior, con el consiguiente perjuicio al medio ambiente. Además, los residuos del aceite quemado, se depositan en la bujía de encendido, acortando significativamente la vida útil de ésta.

Motor D.K.W. de tres cilindros y 2 tiempos.

Otro de los inconvenientes más relevantes, es la falta de engrase durante las retenciones. Es una práctica habitual, a la vez que necesaria en los vehículos a motor, recurrir al denominado freno-motor, en las deceleraciones o para evitar el aumento de velocidad durante el descenso por pendientes prolongadas. Es decir, cuando en una pendiente, un puerto de montaña, por ejemplo, se levanta el pie del acelerador, se cierra la mariposa de la admisión y al reducir el caudal de aire, el motor actúa como freno. Ésto nos permite usarlo de forma prolongada, evitando el calentamiento excesivo de los frenos del vehículo, si los usásemos en su lugar. Si bien es algo no pernicioso en los motores de cuatro tiempos, sí lo es para los de dos, puesto que, a la vez que se reduce el caudal de aire y combustible (mezcla), introducido en el cilindro, también lo hace la cantidad de aceite. En esa circunstancia, la velocidad de desplazamiento del pistón es elevada y la lubricación escasa, con el consecuente problema que esto acarrea.

Algunos fabricantes de automóviles, como la Svenska Aeroplan Akitebolaget (SAAB), dotaron de motores de dos tiempos a sus vehículos, beneficiándose de sus virtudes y padeciendo sus inconvenientes, en especial, el mencionado anteriormente, llegando a clavarse (gripar) el motor, por falta de lubricación en las largas pendientes de las carreteras de montaña.

SAAB Monte Carlo

SAAB Monte Carlo

SAAB Monte Carlo
 Actualmente, los motores de dos tiempos están casi en desuso y se limitan a motores de pequeñas dimensiones, para maquinaria y motocicletas.