Termostato de SEAT 600.

En contra de lo que muchos poseedores de un SEAT 600 piensan, el sistema de refrigeración sí posee un mecanismo termostático, pero muy diferente al sistema habitual, en el que a través de una válvula, se regula el caudal del líquido refrigerante, que atraviesa el radiador, y así, se regula la temperatura del motor.

En este particular sistema de refrigeración del SEAT 600, lo que se regula, es el caudal de aire que atraviesa el radiador, con el mismo fin y resultado, añadiendo la particularidad de que también se regula el caudal de aire de la calefacción del vehículo, ya que en este vehículo, se aprovecha el aire que atraviesa el radiador, en lugar de llevar un segundo radiador, exclusivo para el sistema de calefacción.

La válvula, situada en la parte baja del radiador y en contacto permanente con el líquido refrigerante, desplaza un pistón, cuando la temperatura aumenta, que se encarga de mover la leva del mecanismo, que acciona la trampilla, que situada tras el radiador, regula el caudal del aire que lo cruza, aumentando o disminuyendo las pérdidas de carga.