Purgado de frenos.

El líquido de frenos es un compuesto higroscópico (atrae y retiene agua) y el agua retenida, le hace perder sus propiedades, ya que al ser fácilmente evaporable, puede formar burbujas de vapor en el interior del circuito.

Un líquido no es compresible, pero sí lo es un gas. Es por esto, que si se forman burbujas de vapor en el circuito, el sistema se verá afectado, así como su comportamiento y su efectividad.

Por este motivo, el líquido del sistema de frenos, debe ser cambiado cada dos años y el circuito, se debe purgar una vez al año, para evitar al máximo, que la efectividad del sistema se vea mermada, en el momento que más necesidad tengamos de que funcione a máximo rendimiento, frente a una situación de peligro, que requiera detener el vehículo en poca distancia.

Para realizar el cambio del líquido de frenos, deberemos efectuar también un buen purgado del circuito y deberemos proceder de la siguiente manera:

  1. Vaciar el líquido existente en el depósito contenedor.
  2. Extraer el depósito y limpiar cuidadosamente con alcohol y aire comprimido.
  3. Montar el depósito y llenar con líquido nuevo, del tipo que determine el fabricante del vehículo.
  4. Se colocará un tubo transparente, que se ajuste bien al exterior del purgador, y al final de éste, colocaremos un depósito transparente, para recoger el líquido que extraigamos del circuito.
  5. Abrir el purgador del freno de la rueda trasera derecha.
  6. Mientras se realiza lo indicado en el paso anterior, un ayudante debe presionar levemente el pedal del freno y tras abrir el purgador, deberá pisar el pedal, hasta que haga tope al final del recorrido.
  7. Sin mover el pedal de freno, se cerrará el purgador y el ayudante deberá permitir que el pedal vuelva a subir.
  8. Se bombeará unas 10 veces, el pedal de freno.
  9. Se repetirán los pasos de 5 a 8, hasta que el líquido que salga del purgador, se aprecie limpio y sin ninguna burbuja.
  10. Se deberán repetir los pasos de 4 a 9, en el freno de la rueda trasera izquierda, posteriormente en el de la rueda delantera derecha y por último, el de la rueda delantera izquierda.
  11. Se revisará frecuentemente el nivel del líquido en el depósito, ya que si quedase vacío, se deberá empezar de nuevo todo el proceso.
En el caso de sistemas de frenos de tambor, se puede realizar la operación de purgado, por una sola persona, bombeando por la acción compresiva de los pistones del cilindro, abriendo y cerrando igualmente el purgador, entre la acción de compresión y la de depresión.